Apicultor Mexiquense exporta abejas reinas a otros estados del país

Publicado por: Berenice Díaz Montejo, el día 2019-02-05, a las 18:08:01

Por Alejandro Valladares A.
Agro Región

Alfonso González Malagón, apicultor del Estado de México, logra llevar su producción de abejas a estados como: Sonora y Tamaulipas en el norte del país, Chiapas, Campeche y Yucatán, en el sur de la República mexicana, lo que se traduce en una producción de 6 mil y 7 mil abejas reina por año.

Con 38 años dedicado a la apicultura, Alfonso González, asegura que además de la producción de miel, lo apicultores pueden aventurarse por una actividad difícil pero no imposible: la producción de abejas reina, a lo que describió como la máxima actividad que puede haber.

“Para nosotros sí ha sido rentable porque no producimos únicamente miel, producimos núcleos de abejas, producimos abejas reina, producimos polen, jalea real, todo lo que es derivado de la abeja”, comentó.

Alfonso González, produce la abeja reina italiana con carneola con un pie de cría de forma instrumental.

“La técnica pues yo creo que es la más rústica, a lo mejor, pero nos ha dado muy buen resultado; en la actualidad producimos entre 6 mil 500 y 7 mil abejas reinas al año. Si la demanda es mayor, por supuesto que podemos producir más”, indicó.

Para la creación de abejas reina, el apicultor extrae de cada panal larvas de abeja que, de no haber sido manipuladas, se convertirían en abejas obreras; en un bastidor con diminutas copitas de cera de abeja que fabrica el mismo productor, traslada a las larvas y las deposita en cada espacio que previamente ha sido llenado con jalea real y que desde ese momento se convierte en el alimento de las larvas.

Estos bastidores con las larvas son depositados en un panal que el productor denomina incubadora, en donde las larvas son cuidadas por abejas obreras y todas las larvas son potencialmente abejas reina, esto obliga al productor a mantenerse muy atento del nacimiento de ellas, lo cual ocurre en aproximadamente 11 días.

“Si una abeja reina nace antes que las demás debemos sacarla de inmediato y llevarla a un panal “huérfano”, si una abeja nos gana, lo más seguro es que mate a las demás antes de nacer, porque la naturaleza dice que en un panal no debe haber más que una abeja reina”, explicó Alfonso.

Una vez que las reinas han nacido, el productor tiene que trasladar a cada abeja a un núcleo de fecundación, en donde la deposita y sale para ser fecundada por las abejas conocidas como zánganos.

“Cada abeja reina es fecundada en el aire por alrededor de 18 zánganos, cada vez que la abeja reina se aparea con un zángano, regresa al núcleo en donde las obreras la “limpian” y vuelve a salir para ser fecundada nuevamente por otro zángano, una vez que ha completado el proceso de fecundación, la abeja reina no vuelve a salir jamás del panal y en sus cinco años de vida y gracias a su espermateca, logra depositar millones de larvas en cada panal que domina”, especificó.

Para su traslado a otros estados de la República, las abejas reina son depositadas en una pequeña jaula de madera con rejillas diminutas y es acompañada de seis abejas obreras quienes se encargarán de darle de comer durante el viaje.

El cuidado de cada panal es muy importante, la alimentación de las abejas debe realizarse cada tercer día y cuando son periodos de floración se deben trasladar todos los panales a donde haya flores para dejar que las abejas salgan a la naturaleza, coman directamente de las flores y también hagan su trabajo de polinización.

La apicultura es uno de los trabajos más nobles; no sólo te ayuda a entender la importancia de las abejas en el medio ambiente, sino que la buena organización y que cada uno haga su trabajo de forma precisa, ayuda al buen funcionamiento de la sociedad, tal y como lo hacen las abejas, finalizó.