Oswaldo Cházaro y su paso por la CNOG

img
  • La CNOG es la organización de México más fuerte, con casi 800 mil ganaderos, principalmente pequeños y medianos.
  • Su liderazgo lo finca en la confianza y en el trabajo.

Por Alejandro Valladares

Agro Región / NDL Noticias

En esta ocasión, la entrevista, que realizamos para nuestros lectores de México y a quienes nos leen a través de la red mundial del internet, la compartimos para el público y seguidores de la revista especializada de Agro Región y el periódico digital, NDL Noticias.

El encuentro de hoy, es con el Sr. Oswaldo Cházaro Montalvo, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas de México.

La charla con el ganaderos de muchas generaciones y de origen veracruzano, se desarrolló en la sede nacional de esta organización ganadera en la capital del país, luego de una conferencia de prensa con medios de comunicación de la CDMX y especializados en temas del campo.

En la entrevista, el Sr. Oswaldo Cházaro Montalvo, habló de su vida y nos dibujó cómo es el camino para llegar a consolidarse como líder del sector pecuario nacional en los actuales tiempos que vive México.

También nos platicó de su responsabilidad con el trabajo, de la confianza adquirida y comprometida, del esfuerzo cotidiano para cumplir con esa gran tarea con los agremiados, pero lo más importante, responder y cómo hacer para cumplir con el gran reto que tienen los ganaderos con el país, que es la demanda de alimentos y como llevar a la mesa de los mexicanos un producto cada vez de mayor calidad y al mejor precio posible.

PREGUNTA: ¿Sr. Oswaldo Cházaro: Usted es el presidente de esta organización, es la que mayor número de ganaderos aglutina en todo México?

RESPUESTA: Efectivamente, esta Confederación se aprecia de ser la voz más importante en materia de producción pecuaria, de aglutinar, efectivamente, a 800 mil productores de las diferentes especies pecuarias que se desempeñan en México; la CNOG nace en 1936 con la función principal de impulsar el desarrollo pecuario del país, en coordinación con el Estado Mexicano.

PREGUNTA: El negocio de la producción de carne ¿Cuándo lo inicia usted?

RESPUESTA: En los años 70´s, tengo por necesidad que hacerme cargo del negocio familiar, de la ganadería y algo de agricultura también, y desde entonces estamos y continuamos con la familia, las nuevas generaciones ya inmersos en la producción de carne y de leche con todo lo que implica.

PREGUNTA: ¿Cómo fue integrándose a esta confederación?

RESPUESTA: La confederación y sus organismos que datan con la creación de la Ley de Asociaciones Ganaderas en 1936, llevan un proceso de creación de organismos estatales regionales y municipales y concretamente en el municipio del que provengo que es Isla, Veracruz, en 1949,  mi padre,  es uno de los fundadores y directivo de la asociación; fue muy activo, de tal manera que cuando fallece, sus contemporáneos me hacen el favor de invitarme  a participar como directivo y es entonces cuando comienzo a participar, entender y estudiar también lo que es la organización ganadera y todo el andamiaje jurídico que mueve a la actividad ganadera en la administración local; luego en la Unión Ganadera Regional, de la cual también llego a ser presidente y posteriormente, aquí, en la Confederación, he dedicado buena parte de mi vida a trabajar dentro de la organización.

PREGUNTA: ¿Qué hizo para ir escalando los cargos directivos e irse ganando la confianza de sus compañeros productores? ¿Cuál es el secreto?

RESPUESTA: Primero que nada, hay que ser ganadero y entender las necesidades de los productores; qué es lo que siente el productor, vivir en carne propia los problemas que se enfrentan, desde el clima, los precios, las adversidades de mucha índole, tener la visión y el espíritu de progresar.

La verdad, yo le reconozco a los organismos verdaderos y por ello nunca dejamos de resaltar la visión positiva que tuvo el presidente Cárdenas en aquellos años, de crear un organismo que tuviera representación gremial, pero que también tuviera una función de colaboración con el Gobierno, de coordinación para proponer y también ejercer acciones de desarrollo; ese espíritu y visión, es la constante de los organismos ganaderos, sobre todo en aquellas épocas y fue lo que orientó el que pudiéramos, – con esa comprensión  de los productores pero también de su organización –, ir ganándonos la confianza de los ganaderos, pero siempre fincada en esa norma establecida por ley pero también por convicción.

PREGUNTA: ¿Es difícil dirigir una organización como ésta, donde los intereses y necesidades son muy diferentes entre sus miembros?

RESPUESTA: Fácil no es. Es muy satisfactorio, primero que nada, pero sí es complejo dado que hay ganadería en todo el país, en todos los rincones de México se hace ganadería de muy diferente forma. Hay ganaderos pequeños que son los más, medianos y grandes; hay en las regiones áridas, en el trópico, en las montañas y se combina la ganadería con muchas otras actividades agrícolas y comerciales.

Es complejo, pero a partir de tener la disposición, la actitud apropiada de reconocerles a todos en la misma importancia; yo creo que radica la respuesta de cómo hemos podido trabajar todos estos años y sigue siendo el reto más importante.

A parte, hoy, en un entorno diferente, el país ha evolucionado, somos mucho más mexicanos y más ganaderos que antes, de tal forma que debemos tener la capacidad, como organización y desde luego, con ello, sus dirigentes ser sensibles y dar las respuestas que los productores esperan.

PREGUNTA: ¿Cómo entenderlos para dar las respuestas que quieren, en una organización tan grande?

RESPUESTA: Es complejo, pero no imposible, yo creo que al final prevale el ánimo de progreso, de desarrollo, de producción, en muchas épocas los productores mexicanos de todos los tamaños se han mantenido en la actividad más por convicción.

Como negocio no ha sido tan atractivo y sin embargo hemos seguido. Una referencia, por ejemplo, es el caso del cambio de modelo económico, cuando se incluyó al campo mexicano y a la ganadería al TLCAN, entramos en competencia abrupta y abierta en el caso de la carne y en todas las cadenas productivas y sin embargo los ganaderos mexicanos se mantuvieron en la línea, en la trinchera, porque es su vocación; en el caso de la carne, tenemos una condición muy diferente, podríamos decir que razonablemente buena como para que siga siendo negocio, pero insisto el principal capital para ello son los productores.

PREGUNTA: ¿Cómo debemos entender nosotros el compromiso que tienen ustedes como productores de carne, como productores de alimentos que tiene que cumplir con llevar a la mesa de los mexicanos, un producto sano y de la mejor calidad posible?

RESPUESTA: Se sembró desde la constitución inicial de los organismos ganaderos una identidad que le daba a los productores de ser parte del desarrollo, yo creo que eso prevalece en gran medida de tal forma de que todo lo que se ha creado a través de los años antes y después del TLCAN, que es el andamiaje público y privado que combina los instrumentos institucionales con la organización de los productores y los propios ganaderos involucrados en ello, yo creo que es lo que ha dado la posibilidad de que existan sistemas productivos sólidos y que haya instrumentos  para que haya producción y que la producción también esté comprometida y pueda transitar por la vía de la formalidad y se convierta en un sistema de abasto al consumidor mexicano que sea principalmente sano, de calidad  y también que sea accesible, me refiero al tema de los precios, aquí hemos tenido que batallar para que esas cadenas sean equilibradas y que en los extremos de la cadena que son el productor primario y el consumidor pues sean justamente atendidos. No es una labor fácil pero poco a poco lo hemos ido logrando.

PREGUNTA: ¿A los ganaderos de México les afecta los cambios de políticas sexenales, en especial al sector productivo que ustedes representan?

RESPUESTA: Yo creo que cada cambio de Administración Pública Federal, significa un reto y dentro de este hay posibilidades de verse afectados; siempre lo ha habido, sin embargo, en toda la historia de la Confederación, igualmente se han atendido esos momentos de cambios con seriedad con actitud apropiada de propuesta para construir acuerdos, a veces basados en crear cosas nuevas, a lo mejor eliminar cosas que ya cumplieron su ciclo, su momento, me refiero a algunos programas, pero tener la capacidad de construir de manera proactiva, instrumentos diferentes, pero sobre todo sirvan para seguir impulsando el desarrollo, la producción el bienestar de los productores pero también la garantía y el abasto al consumidor.

PREGUNTA: ¿A un año de que llegó el presidente Andrés Manuel López Obrador al poder, que esperan?

RESPUESTA: Que se consolide en resultados, estamos dispuestos a colaborar para que así sea, resultados en las premisas fundamentales que el planteó, yo diría que incluso antes de tomar posesión como presidente, como es su visión de gobierno; el rescate al campo mexicano es un concepto que nosotros apoyamos, ha sido el discurso de los productores y de su organización durante muchos años, particularmente el apoyar la ganadería como una forma diferente de hacerlo planteada por él, pero que por ejemplo nosotros consideramos que es justa, que es además viable que tiene virtudes el hecho de que mediante un programa específico hoy a los pequeños productores se les atienda, a los productores de carne de doble propósito.

El Programa de Crédito Ganadero a la Palabra, ahí él identificó un área para concentrar el esfuerzo, además reconocemos que ese programa está siendo abastecido con producción nacional y no descuidar aspectos fundamentales como la salud animal, el mejoramiento genético, la capacitación y la transferencia de tecnológica; el seguro ganadero está siendo atendido en esta administración.

Hoy por ejemplo está dando respuesta al tema de la sequía para los ganaderos, el esquema creado de común acuerdo y operado ya con esta administración del seguro Ganadero que está llevando atención a productores en varios estados del país.

En fin, nosotros consideramos que hay mucho que aprovechar en esa visión actual del presidente de la República, seguramente hay mucho que construir juntos y para ello esta Confederación está absolutamente dispuesta.


PREGUNTA: Sr. Oswaldo ¿A usted se le ha dado la confianza para seguir dirigiendo los destinos de los productores pecuarios de México por unos años más, como ve el futuro, a mediano y largo plazo de la producción de alimentos, la producción de carne en el país?

RESPUESTA: Uno de los criterios que me compartieron quienes me dieron la confianza precisamente para dirigir la organización algún tiempo más, fue con el mandato principal de lograr los acuerdos con el Estado Mexicano, con el Gobierno de la República, para que haya desarrollo, trabajo coordinado; creemos que estamos en esa ruta porque que tenemos ya algunos resultados, sin duda está garantizada la producción nacional de alimentos  de origen pecuario, carne, leche y aves y con ello, creemos que estamos cumpliendo con la visión fundamental de producir, pero también llevar el bienestar a quienes consumen y a quienes producen, ese es el papel principal de esta Confederación y en esa línea hemos de seguir trabajando y yo considero que la Confederación y sus organismos filiales hasta nivel local  tienen esa actitud, esa convicción de continuar haciendo para el futuro porque así nacimos y es lo que nos ha dado siempre la capacidad de subsistir en algunas épocas y de progresar en otras, de enfrentar emergencias y  adversidades.

PREGUNTA: ¿Con esas políticas, podemos entender que seguiremos teniendo la gran oportunidad de tener un buen corte de carne en nuestras mesas?

RESPUESTA: Por supuesto, un buen corte y cada vez mejor; la calidad de la ganadería mexicana ha mejorado en todo su proceso, el ganado de hoy y lo veríamos en algunas fotografías que están aquí a la vista; el ganado de hoy comparado con el que había hace 80 años en su calidad, tan solo en su conformación en pie, es totalmente diferente, muy mejorado y dentro de ello, también los procesos que nos llevan a tener calidad a la altura del cualquier país del mundo; tan es así que ahora exportamos carne a Estados Unidos que es uno de los grandes consumidores, y a otros países que también son altamente exigentes en  cuanto a la calidad de su consumo; podemos afirmar categóricamente, sí, está garantizada la cantidad y calidad suficiente para el consumidor mexicano.