Las frutas tropicales, un tesoro cotidiano

img

* En 2010, se produjeron 73,2 millones de toneladas de frutas tropicales y éstas experimentaron un tremendo aumento a 235 millones de toneladas en 2018.

Por Elisabeth Casanova García y Jorge Quiroz Valiente

La fruta tropical ocupa un nicho único en el sector agrícola mundial, ya que contribuye al 62% del suministro de fruta fresca en el mundo. En la actualidad, Asia tiene la producción de frutas tropicales más importante, con aproximadamente el 86% de la producción global. En 2010, se produjeron 73,2 millones de toneladas y éstas experimentaron un tremendo aumento a 235 millones de toneladas en 2018. Para el mercado nacional y de exportación, la producción ha experimentado una senda de rápida expansión durante la última década. Tradicionalmente, la fruta tropical se consumía localmente. Sin embargo, el desarrollo progresivo de la tecnología agrícola ha traído enormes cambios a la tendencia de la producción.

Hoy en día, el modo de producción se puede segregar en tres categorías: La primera, no utilizada comercialmente y aún no se han explorado. Son aquellos frutos bien conocidos por la comunidad de sus áreas de producción, que provienen de la agricultura tradicional o son recolectados de forma silvestre. Se están realizando investigaciones activas para explorar y optimizar la funcionalidad de algunas de estas frutas. La segunda categoría incluye aquellas que se comercializan localmente pero sin llegar al mercado global; y la última categoría, en la que entra la fruta que se cultiva ampliamente para el consumo local y mundial y se puede subdividir en mayor y menor en función de la producción de importación y exportación (FAO, 2003).

Entre las principales frutas que predominan en el comercio internacional se encuentran: el plátano (Musa), el aguacate (Persea americana), el mango (Mangifera indica), la piña (Ananas comosus) y la papaya (Carica papaya). Las frutas menores se cultivan menos para el mercado mundial. Esto incluye la guayaba (Psidium guajava), el lichi (Litchi chinensis), etc. Sin embargo, tanto los tipos principales como los secundarios son significativamente importantes para la creciente demanda de frutas tropicales frescas a nivel mundial.

El suministro de frutas tropicales se dirige principalmente al consumo fresco, aunque se han establecido industrias de procesamiento. El atractivo sabor y la apariencia exótica de las frutas tropicales han llevado a que la demanda del mercado aumente anualmente. En el caso del plátano, su demanda aumentó en un 24% de 2004 a 2014. Luego, los volúmenes de exportación globales de estas frutas aumentaron un 18% en promedio en 2018 en relación con 2017 (FAO, 2019). Se pronostica que las importaciones mundiales alcanzarán los 116 millones de toneladas en 2024. Los países europeos son los mayores importadores de frutas tropicales frescas del mundo (45%),

seguidos de Estados Unidos (25%), Japón (13%), Canadá (9%) y China. (8%). Esto ha tenido un impacto positivo en el sector agrícola, ya que puede estimular el crecimiento económico, los ingresos, la seguridad alimentaria y la nutrición de la zona rural de los países en desarrollo. Se estima que el 99% de la producción de frutas tropicales es cultivada principalmente por pequeños agricultores que, por lo general, cuentan con menos de 5 ha de tierra. El comercio de frutas tropicales genera ingresos sustanciales para los pequeños productores. Esto es significativo en términos de ingresos para los productores, contribuyendo así a la nutrición y la seguridad alimentaria.

Tabasco cuenta con una importante variedad de frutas tropicales dentro de las 3 categorías en las que la FAO las agrupa, siendo la producción de plátano, piña, papaya, cítricos, coco y mango una actividad económica destacada. En las otras categorías, donde se comprenden las frutas que se comercian de manera local, las que se obtienen de manera silvestre y otras que no llegan a los mercados globales, la variedad que presenta el estado es, por decir lo menos, impresionante. El conocimiento de las frutas que se producen localmente es un compromiso tácito de los tabasqueños. Conocer, querer y agradecer la tierra prodigiosa donde nos tocó vivir puede ser un detonante económico, turístico y de la cultura vigente en el territorio.

Nota: Cualquier duda sobre este artículo puede usted comunicarse al correo electrónico: afgha@hotmail.com ó al teléfono: 917 1067165