SEXADO Y POLINIZACIÓN PARA LA PRODUCCIÓN DE SEMILLA DE PAPAYA HÍBRIDA

img

Por Hernández Lara Pablo Ulises*; Mirafuentes Hernández Felipe, Castillo Linares Erika Belem, Ramos Hernández Eder y Jiménez López Patricia. Mail:*hernández.ulises@inifap.gob.mx

Introducción

La papaya (Carica papaya L.) es originaria de las zonas tropicales de México y Centroamérica. Las plantas crecen y fructifican mejor en áreas donde las temperaturas permanecen de 21 a 32°C (Crane, 2005). En el año 2020, en México se cultivaron un poco más de 20,000 hectáreas de papaya, lo que representó una producción de 1,117,437.20 toneladas (SIAP, 2020). La papaya es considerada una fruta llena de sabor, color y valor económico, su cultivo genera una fuente de ingresos y al mismo tiempo ofrece empleo a familias locales. Sin embargo, existe una gran carencia de semilla con genotipos apropiados para enfrentar algunas limitantes en su producción, como son la alta incidencia de plagas y enfermedades, así como las altas temperaturas que ocasionan aborto de flores y deformación de frutos. En relación con lo anterior, es importante dar a conocer parte del proceso tecnológico que realiza el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, Campo Experimental Huimanguillo (INIFAP-CEHUI) para la producción de semilla de papaya híbrida MSxJ con características apropiadas para su siembra en diferentes regiones productoras del país, como es el sexado y la polinización.

Sexo en plantas de papaya

Las plantas de papaya pueden ser de tres tipos de acuerdo con el sexo de sus flores. Estas son hermafroditas, femeninas y masculinas. Las plantas de papaya hermafroditas presentan flores con ovarios alargados y diez estambres, están dispuestas sobre pedúnculos cortos y normalmente se aprecia uniformidad en lo ancho de la flor en toda su longitud (Figura 1a); los frutos provenientes de plantas hermafroditas son de forma alargada y son los más atractivos para la exportación (Figura 1b). Las plantas de papaya femeninas presentan flores con ovarios globosos y sin estambres, están dispuestas sobre pedúnculos cortos y se aprecia una dimensión más ancha desde la base hasta la mitad de la flor, terminando angosta en la parte superior (Figura 2a). Los frutos provenientes de plantas femeninas son de forma redonda, estos frutos son de menor aceptación comercial (Figura 2b). Finalmente, las plantas de papaya masculinas se distinguen por presentar inflorescencias con muchas flores sin ovarios, con diez estambres y están dispuestas sobre pedúnculos largos (Figura 3).

Siembra de progenitores y sexado en plantas de papaya

Para iniciar con la producción de semillas de papaya híbrida MSxJ, se requiere de un área para el establecimiento de los progenitores. El área se dividirá en dos lotes: un primer lote con plantas de papaya con flores masculinas, que serán las donadoras de polen; y el segundo lote con plantas de papaya con flores femeninas, que serán las receptoras de polen. Una vez establecidos ambos lotes se realiza el sexado. Esta práctica consiste en eliminar la o las plantas con flores femeninas que se encuentran en el lote de plantas con flores masculinas y viceversa. Es importante contar con personal capacitado para distinguir el sexo de la flor a edad temprana dentro de los diferentes lotes, y así tener una mayor certeza en la elección de las plantas que serán candidatas a polinización. Normalmente la polinización o también llamada “fecundación”, se inicia al mes de haber realizado el sexado en el lote de plantas con flores femeninas.

Colecta de polen

El proceso de polinización inicia con la colecta del polen en el lote de plantas con flores masculinas que se estableció en un principio. Las flores masculinas que se seleccionen se deben cortar desde la base sin ocasionar daños mecánicos, tienen que estar completamente cerradas, presentar coloración crema-amarilla y con longitud de cuatro a cinco centímetros en promedio; de esta manera, cumplen con la madurez fisiológica ideal y los granos de polen se encuentran maduros y listos para ser donados. Ya cortadas, las flores masculinas donadoras de polen se almacenan en un recipiente. Posteriormente, en el lote de plantas con flores femeninas, se deben identificar aquellas que se van a polinizar. Al igual que las flores masculinas, las flores femeninas tienen que estar completamente cerradas, con una coloración crema-amarilla y con longitud de cuatro a seis centímetros en promedio.

Polinización artificial

Una vez colectadas las flores masculinas donadoras de polen y seleccionadas las flores femeninas a polinizar, el proceso se realiza de manera individual, polinizando una flor a la vez. Por cada flor femenina se escogen dos flores masculinas. Con ayuda de unas tijeras, en las flores masculinas se hace un despunte de uno a dos centímetros (dependiendo del tamaño de la flor) y se desprenden dos pétalos. Posteriormente, con ayuda de los dedos se abren los pétalos de la flor femenina (Figura 4a); se colocan las dos flores masculinas en su interior, una opuesta a la otra y de modo que los granos de polen queden expuestos y en contacto con los estigmas de la flor femenina (Figura 4b). Se coloca un par de flores masculinas por cada flor femenina, con el propósito de exponer una mayor cantidad de granos de polen y así hacer más efectivo el proceso de polinización. Después de haber colocado los granos de polen de la flor masculina en los estigmas de la flor femenina, se coloca una bolsa de papel para evitar la entrada de polvo y humedad, así como de polen ajeno al polen de interés por acción del viento o insectos (Figura 5). Finalmente, la bolsa se sujeta de sus extremos con un clip para que ésta no se abra. En un periodo de ocho a diez días se desprende la bolsa. Se observará un fruto de aproximadamente cinco centímetros de longitud, el cual, durante su desarrollo formará en su interior la semilla de papaya híbrida MSxJ.

Cosecha, lavado, secado y comercialización de semilla de papaya híbrida MSxJ

Después de ocho meses de haber realizado la polinización artificial, los frutos se cosechan para extraer las semillas. Cada fruto tendrá en su interior entre cincuenta y ochocientas semillas. Esto dependerá del tamaño del fruto y, sobre todo, de que tan bien se realizó la polinización. Posteriormente, en un recipiente de veinte litros las semillas se lavan varias veces con agua corriente y se eliminan aquellas que por su bajo peso flotan, esto debido a que el embrión no ha terminado su desarrollo. Las semillas se secan en estufas de secado a una temperatura de 45°C durante 72 horas. Después del secado, se dejan a temperatura ambiente durante 24 horas antes de ser almacenadas en refrigeración, lo anterior, para evitar un cambio brusco de temperatura. Finalmente, las semillas se colocan en bolsas de papel y se almacenan a una temperatura de 10°C para su resguardo y posterior comercialización.

Referencias bibliográficas

Crane, J. H. 2005. Papaya growing in the Florida home landscape. Fact Sheet HS11. Horticultural Sciences Department. Florida Cooperative Extension Service, Institute of Food and Agricultural Sciences, University of Florida. 7 pp.

SIAP, 2020. Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera. Datos abiertos. Cierre de Producción Agrícola. Recuperado de https://www.gob.mx/siap/acciones-y-programas/produccion-agricola-33119.

 

Fe de erratas: Este artículo fue publicado en la edición No. 109 de la revista AGRO REGIÓN correspondiente al bimestre septiembre-octubre 2021. Sin embargo, los nombres que vienen en la edición impresa no son los correctos. Aclarando ello pedimos una disculpa a los creadores de este artículo los cuales se nombran al inicio de esta publicación en internet.